La Administración Nacional de Electricidad (ANDE) fijó como meta este año realizar el mantenimiento integral de 250 líneas de 23.000 voltios, a fin de preparar el sistema de distribución para el verano 2022-2023 y brindar mayor confiabilidad, agilizar el tiempo de reposición del servicio y minimizar las interrupciones en casos de eventos climatológicos.

Es así que, finalizando el mes de diciembre del año 2022, la ANDE ejecutó trabajos en 311 líneas de media tensión, que representa el 124,4% de meta inicial, beneficiando a aproximadamente 912.000 clientes en todo el territorio nacional.

Los trabajos fueron realizados con el sistema SIM MT, mediante el cual son relevadas las averías de cada alimentador a ser intervenido, utilizando drones, binoculares y dispositivos móviles con el aplicativo instalado, cuyos datos son transferidos en tiempo real a una Base de Datos con la ubicación georreferenciada de las necesidades de mantenimientos, tanto para la programación de los trabajos, como para el monitoreo y supervisión. El mantenimiento integral es realizado con cortes programados y en ocasiones, con líneas energizadas, donde el cliente no queda sin el servicio de energía durante la realización de las tareas de mantenimiento.

Estos trabajos consisten en el cambio o mantenimiento de elementos de la red en mal estado o por el desgaste transcurrido en su vida útil, así también el corte de ramas que se encuentran sobre la línea de Media Tensión, que corresponden a un 40% de los puntos críticos intervenidos, y es uno de los principales causantes de los fueras de servicio en todo el país.

Para la planificación y selección del alimentador que requiere de una urgente intervención de mantenimiento integral, se tiene en cuenta los indicadores de Frecuencia Equivalente de Interrupción por Potencia (FEP), Duración Equivalente de Interrupción por Potencia (DEP), caracterización de carga, accesibilidad y longitud del alimentador a ser intervenido.

Debido al éxito en el cumplimiento del 100% de la meta establecida y alcanzada en 2020 y 2021,  la ANDE se propuso nuevamente intervenir en igual cantidad de líneas distribuidas (250) en todo el territorio nacional, alcanzando antes del plazo previsto, una cifra de 311 líneas intervenidas con el mantenimiento integral, lo cual contribuye considerablemente a reducir las fallas e interrupciones en el suministro eléctrico en condiciones atmosféricas adversas (contacto eventual de ramas de árboles por las líneas por efecto del viento).

Con ésta y otras acciones realizadas se ha mejorado sustancialmente los indicadores de calidad del servicio, que se ha visto reflejado en los resultados de la última Encuesta de Satisfacción al Cliente Residencial realizado por la CIER (Comité de Integración Energética Regional) a los clientes de la ANDE; en donde se obtuvo una mejora del 29% en el indicador de Imagen y del 16% del índice Satisfacción a la Calidad Percibida (ISCAL); en relación a los resultados obtenidos en el año 2021.