SANTA RITA. Agentes del Departamento Antisecuestros de la Policía Nacional, regional Alto Paraná, en coordinación con sus pares de Investigación de Delitos, capturaron ayer a la mañana a un hombre que habría asesinado a puñaladas a su esposa, luego preparó la escena del crimen como para hacer creer que se trató de un robo con resultado de muerte. El crimen ocurrió en octubre del 2021, en la ciudad de Naranjal y ahora pasa a ser caratulado como feminicidio. La aprehensión del sospechoso se produjo alrededor de las 08:00, en inmediaciones de un surtidor, ubicado sobre la Ruta PY06, en el municipio de Santa Rita.

Se trata de Osvaldo Querino Dalpar, de 35 años, brasileño, nacionalizado paraguayo, jornalero, domiciliado en Naranjal. Según los intervinientes, el hombre habría acabado con la vida de su esposa Rosangela Cristina Deckmann de Dalpar, de 39 años, luego maquilló la escena del crimen para que parezca un robo con resultado de muerte, hipótesis que desde el principio no convenció a los investigadores.

Igualmente, se allanó la vivienda donde funciona la despensa THR, propiedad de la víctima. El inmueble está ubicado el barrio Santa Catalina de Naranjal. Del lugar, se incautaron un arma de fuego, calibre 38mm, un arma blanca tipo puñal, celulares, tarjetas de memoria, pendrives y documentos.

CRUCE DE LLAMADAS

La fiscal María del Carmen Meza solicitó la intervención de los agentes del Departamento Antisecuestros para ayudar en las pesquisas. Con equipos e informes de las telefonías, los policías llegaron a la conclusión que el ahora detenido mintió en varias oportunidades en relación a su actividad, trayecto y horario del día del crimen. Testigos oculares también ayudaron bastante para que esta investigación tenga un giro de 360 grados. La representante de la sociedad anunció que prácticamente ya no hay dudas de la autoría del crimen, teniendo en cuenta los informes técnicos y científicos, y lo imputará por feminicido en las próximas horas.

EL CASO

El crimen ocurrió en la madrugada del 27 de octubre del 2021. El cuerpo de la mujer fue  hallado por repartidores de leche, quienes tras aplaudir insistentemente se percataron que la mujer estaba totalmente ensangrentada en el living de la vivienda situada en el barrio Santa Catalina de Naranjal. El cuerpo presentaba seis puñaladas en el pecho y la puerta del local parecía haber sido forzada. En ese entonces, el ahora detenido, Osvaldo Querino Dalpar, quien trabajaba en un silo, dijo a la Policía que en el ropero tenía guardado R$ 5.000 y G. 13.000.000 que servirían para reponer mercaderías del negocio familiar, que supuestamente llevaron los autores del hecho.

El verdadero trasfondo del crimen aún no pudo ser aclarado, sin embargo, la hipótesis más probable es una infidelidad del hombre y la esposa le habría reclamado eso.

Fuente: La Clave