La Cámara de Apelaciones confirmó el cambio de calificación de homicidio culposo a doloso, por dolo eventual, al procesado Lucas Gabriel González Leiva, responsable del accidente en que falleció Francisco Samuel Moreira, quien tenía 11 años. Si la defensa no recurre a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), el indiciado deberá enfrentar un juicio oral y público.

Los camaristas Efrén Giménez, Myrian Meza y Lilian Lorena Benítez consideraron inadmisible la apelación general interpuesta por el abogado Hugo Ruiz Díaz Ríos, en representación de Lucas Gabriel Leiba, contra el A.I 1.023 de fecha 13 de octubre de 2021 dictado por el juez penal de Garantías Amílcar Marecos.

Los magistrados no hicieron lugar al incidente de nulidad en contra de la acusación presentada por las fiscalas Cinthia Leiva y Alma Zayas; además rechazaron el pedido de exclusión probatoria y la suspensión condicional del procedimiento.


Con esta resolución, si no se plantean otros incidentes, la causa abierta por los hechos de exposición al peligro del tránsito terrestre, daño a cosa de interés común, homicidio doloso (dolo eventual) y obstrucción al resarcimiento por daños en accidente de tránsito será elevada a juicio oral y público para concluir en una sentencia condenatoria o absolutoria.

El accidente que acabó con la vida de Samuelito


El percance fatal ocurrió el 15 de noviembre de 2020, sobre la avenida San José de Ciudad del Este. En aquella oportunidad, Lucas Gabriel circulaba al mando de un automóvil de la marca Toyota Premio cuando chocó contra la parte trasera de un auto VW
Gol, de color verde, con chapa AVP 732, que estaba al mando de Reinaldo Daniel Delgado Gaona.


Tras el percance, Lucas Gabriel huyó rápidamente del lugar, avanzando a gran velocidad hacia el oeste, circunstancia en que perdió el control de su vehículo, yendo a atropellar al niño Francisco Samuel Moreira, quien se encontraba caminando en la vereda con su familia, luego de cenar en una hamburguesería. El menor de edad murió en el acto.

A su vez, el vehículo posteriormente fue a chocar contra una columna de la ANDE, ubicada en el paseo central. Finalmente, el poste cayó sobre el rodado, ocasionando lesiones al conductor, quien fue auxiliado y tras ser dado de alta fue sometido al proceso penal.


Luego, el dictamen pericial determinó que el joven estaba conduciendo con 2,06 mg/l de alcohol en la sangre y se detectó presencia de cocaína en la muestra de orina.

Fuente:ABC