La Consejería de la Niñez y la Adolescencia (CODENI) de Minga Guazú denunció al profesor Odilio López por los hechos punibles de acoso sexual y maltrato de adolescentes bajo tutela. Los padres de familia, estudiantes y activistas de la ONG PAS (Proteger, Amar, Salvar) estuvieron frente a la unidad especializada para exigir la investigación al docente que, pese a los reclamos de los estudiantes, no es apartado del cargo porque goza de la protección del director de la institución.

Los casos datan desde el año pasado cuando el educador ingresaba a las clases del ciclo bachillerato y acosaba a las adolescentes, mientras que maltrataba a los varones. Los dirigentes del curso fueron tratados como “líderes negativos” por el director del colegio por reclamar el acoso que sufrían sus compañeros y el maltrato hacia los del sexo masculino.

“Mis compañeras tienen miedo para entrar en su clase porque dicen que con la mirada ya les insinúa algo que no es una simple relación entre profesor y alumna. Si una de ellas falta a clases, les manda mensajes diciéndoles que la extrañaba, que quería verla y más de una se quejó que al pasar les tocó las nalgas, supuestamente, para sacudirles el uniforme”, dijo uno de los adolescentes que acompañó la denuncia de la CODENI.

Otros casos mencionados fueron que a las chicas las hace sentar en frente y cualquier consulta sobre Física o Química, siempre priorizó las explicaciones para las niñas, en medio de los molestosos galanteos, mientras que con los varones siempre es despectivo, los ignora por completo y hasta los descalifica por no aprender los contenidos con sus explicaciones dadas en clase.

“Una compañera iba a estar de cumpleaños, ella comentó en la clase y el profesor le preguntó si cuantos años iba a cumplir, ella le dijo que cumpliría 17 años, entonces él le dijo, avísame cuando cumplas 18, para darte”, comentó otra estudiante, quien dijo que el cuestionado educador trató de tapar el acoso diciendo, “perdón, para felicitarte”.

PROTECCIÓN DEL DIRECTOR

Valentina Giménez, activista de la organización PAS, dijo que desde el año pasado los estudiantes buscaron el respaldo en las autoridades educativas, pero no obtuvieron, al contrario, todo lo que dijeron no fue investigado y el  docente fue separado brevemente del cargo por presión de los padres de alumnos, sin que se le abra un sumario administrativo siquiera.

“Ahora venimos a acompañar la denuncia de la CODENI de Minga Guazú y con las experiencias que están contando los alumnos, esperamos que el Ministerio de Educación haga algo en este caso, no puede un profesor estar tocándole las nalgas, ni siquiera el brazo a las alumnas. Esperamos que la investigación de la unidad especializada sea efectiva”, expresó la activista.

Fuente:La Clave