Cristóbal López, el paraguayo nacionalizado, fue nombrado cardenal

El papa Francisco nombró este sábado a 13 nuevos cardenales, en el consistorio celebrado en el Vaticano. Entre ellos figura el español (nacionalizado paraguayo) Cristóbal López, quien desarrolló una destacada labor en el Paraguay durante muchos años.

El español (nacionalizado paraguayo), monseñor Cristóbal López Romero, arzobispo de Rabat desde 2017, consideró por su parte su nombramiento como un “impulso” para las comunidades católicas del Norte de África, “casi invisibles”.

A los 32 años, en 1984, López pidió ir a misiones y fue destinado a Paraguay, donde pasó 18 años. Fue provincial de los salesianos del Paraguay de 1994 al 2000. Durante su estancia fue nombrado presidente de la Conferencia de Religiosos y fundó la Asociación de Comunicadores Católicos de Paraguay. También fue miembro del consejo asesor del Ministerio de Educación.

Ahora toda esa trayectoria lo pone en la lista de posibles sucesores de Francisco, el actual papa.

Asimismo, expresó en  un video que realizo: está muy contento de estar acompañado en este día por un muy buen grupo de paraguayos. Además, contó que “esta tarde el Santo Padre me creará cardenal junto con otros 12”.

“Me siento muy contento no por mi persona sino por la iglesia al frente de la que estoy y también por paraguaya de la que me siento hijo”, mencionó el padre, agregando que “les animo a rezar por el papa, por la iglesia y por mí mismo, puesto que las felicitaciones sirven de poco y las oraciones de mucho”.

De igual manera manifestó que “ ser cardenal, obispo o ser sacerdote no es ningún honor sino una responsabilidad que no nos pone por encima de nadie, ya que el honor, el titulo y el diploma mayor es el del bautismo que nos hace hijo de Dios y más alto que ser hijo de Dios, no hay nada”.

También, aseveró que él no es elevado, promovido ni tiene ningún título más especial que el de ser hijo de Dios como todos nosotros.“Rohayhu Paraguai, Ñandejara tapenderovasa”, concluyó el Monseñor con una ¿gran sonrisa.