Alto Paraná está dejando de ser epicentro del COVID-19.

Se observa una curva de descenso de contagios en todo el departamento; mientras que Central y Asunción experimentan un ascenso acelerado en la cifra de infectados con el virus.

El epicentro de COVID-19 está dejando de ser Alto Paraná y de a poco el área Metropolitana con un crecimiento acelerado de infectados se abre paso para convertirse en el próximo epicentro del virus en el país.

De acuerdo a lo informado por el doctor Guillermo Sequera, titular de Vigilancia de la Salud, el décimo departamento reporta descenso de casos de COVID-19, así también, una disminución progresiva de internaciones por COVID-19, de ocupación de camas de terapia y de fallecidos.

Para mitigar el impacto de la pandemia, alienta a la población a no relajarse en el cumplimiento de las medidas sanitarias: "países que se relajaron vieron su segunda curva", mencionó.

Aseguró que es momento de adaptarse e incorporar las recomendaciones sanitarias para disminuir los riesgos y de esta manera hacer frente al virus: saber toser o estornudar, cubriendo la boca y la nariz con el ángulo del codo y no con la mano; conservar el distanciamiento físico y usar tapaboca (mascarilla) en todo momento, sobre todo en lugares de mucha aglomeración y donde sea difícil mantener la distancia. Así también, recuerda a aquellos que tienen planeado reunirse, hacerlo en espacios al aire libre sin descuidar las medidas de seguridad.