Deficiente administración de Rubén Rojas deja casi quebrada a Municipalidad de Hernandarias

La falta de pago a proveedores, la solicitud de pedido de 3 mil millones de guaraníes para el pago de salarios a funcionarios, la dudosa construcción de la planta de tratamiento y vertedero municipal, además de la contratación de más operarios por cuestiones electoralistas.

Son algunos aspectos que rodea al intendente de la Municipalidad de Hernandarias, Rubén Rojas, demostrando su ineficiente gestión al frente de la institución, lo que le posiciona a la comuna en un quiebre técnico, según denuncias de la ciudadanía.

Rojas se ganó la antipatía ciudadana debido a su insensible respuesta a reclamos de la población hernandariense, además de las innumerables denuncias de su pésima gestión administrativa, según lo confirman varios ediles que cuestionan su actuación al frente de la comuna.

El intendente de Hernandarias había recurrido a la Junta Municipal para pedir el aval del cuerpo colegiado a los efectos de solicitar un préstamo de 3 mil millones de guaraníes, que sería destinado al pago de salarios, según sus argumentos. La autorización le fue dada por parte de la corporación.

En el mensaje, Rojas justificó el pedido de préstamo, alegando que será para “sufragar obligaciones emergentes de esta época del año por servicios personales hasta diciembre”.

Igualmente alegó que la solicitud se da ante las bajas recaudaciones en los últimos meses del año “y para paliar la situación, la Intendencia está realizando políticas de recaudaciones a fin de llegar a la meta presupuestaria, pero no obstante se debe cumplir con los compromisos asumidos, principalmente con los pagos por servicios personales”, decía el documento remitido a la Junta Municipal.

Sin embargo, de cara a las elecciones municipales del 2020, el intendente Rubén Rojas, según los datos, contrató más funcionarios de lo que el presupuesto municipal le permite pagar. Ante la falta de recursos para cumplir con el pago al personal, el jefe comunal solicitó a la Junta Municipal que le apruebe la solicitud de un préstamo de G. 3.000 millones.

A esta situación, se suma la denuncia de algunas empresas proveedoras de la Municipalidad de Hernandarias, debido al supuesto no pago de los compromisos asumidos por Rojas con las mismas, lo que le pone en riesgo a la comuna, de ser demandada judicialmente por dichas firmas comerciales, según refieren denuncias de organizaciones ciudadanos de esta zona.

De acuerdo a lo detallado por el propio administrador comunal, la institución a su cargo se encuentra en una total iliquidez debido a la baja recaudación actual, que, debido a su inoperancia e ineficacia, se llegó a la calamitosa situación administrativa en la que se encuentra la comuna hernandariense.

Los detalles indican que la administración municipal prácticamente estaría en una quiebra técnica, que se demuestra con las innumerables denuncias que tiene en su contra Rubén Rojas, tanto lo que respecta a la construcción del vertedero municipal como la superpoblación de funcionarios que, en su mayoría, son operadores políticos de Rojas, según las denuncias.