La práctica del lavado de manos por ejemplo, es una de las medidas principales de protección contra los virus respiratorios. Aunque parezca fácil y sencillo, es importante que conozca la manera correcta de hacerlo.

– Las manos húmedas se deben cubrir con jabón y frotar toda la superficie incluida las palmas, el dorso, entre los dedos y especialmente debajo de las uñas, por lo menos veinte segundos. 

– Luego, se deben enjuagar bien con agua corriente (es preferible usar agua corriente o echarse agua antes que usar el agua dentro del recipiente) y secarlas, ya sea con una tela limpia, toallas desechables.

– El uso de alcohol en gel no reemplaza al lavado de manos con agua y jabón, si bien constituye una alternativa de desinfección, su mala utilización puede ser perjudicial para la salud.

– Expertos sanitarios alegan que el lavado seco o con alcohol en gel inmoviliza a los microbios e impide que puedan trasladarse a las superficies, objetos o personas.

– Se puede utilizar en circunstancias donde no se tiene acceso al agua y al jabón y luego debe ser complementado con agua y jabón. 

También puedes tener en cuenta estas recomendaciones a la hora de lavarte las manos:

– No usar jabón en pan, lo ideal es cortar en pequeños pedazos, usarlo una vez y luego desecharlo.

– Usar jabón seco, porque al mojarlo, los virus y bacterias quedan impregnados por el mismo.

– Al estornudar, hacerlo en el codo y no con la mano, de manera a evitar la dispersión de virus y bacterias en todas partes.

– Para un buen lavado de manos, hay que hacerlo en las palmas, el dorso y debajo de las uñas. 

Los momentos claves del lavado de manos son los siguientes: 

– Antes, durante y después de preparar alimentos.

– Antes de comer, desayunar, almorzar, merendar o cenar.

– Antes y después de atender a alguien que esté enfermo en la casa.

– Después de ir al baño.

– Después de cambiar pañales a un niño o limpiarlo después de que haya ido al baño.

– Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.

– -Después de haber tocado animales, alimento para animales o excrementos de animales.

– Después de tocar basura.

– Después de jugar, por ejemplo, a la pelota.

Fuente:Ministerio de Salud