Frutas de verano con menos calorías que debes apuntar en tu lista

Las frutas de verano se caracterizan por tener colores llamativos, ser dulces y además ser muy refrescantes por su alto contenido en agua.

Las frutas son perfectas como tentempié o para tomar en el desayuno o incluso en platos principales. Pero tomarla en exceso puede suponer un plus de calorías que puede afectar a la báscula sin darnos cuenta. Es importante por ello conocer su escala valórica y así combinarlas de forma inteligente.

  1. La sandía (45kcal) es la fruta menos calórica de todas, ideal para tomar a cualquier hora y en especial después de entrenamientos de resistencia ya que ayuda a rebajar el dolor muscular. Le siguen de cerca las fresas (48kcal), ideal para tomar en cualquier lugar gracias a que son muy fáciles de transportar y además tienen un efecto antiinflamatorio para contrarrestar el hinchazón por los efectos del calor.
  2. El pomelo (50 kcal) por parecerse en forma a otros cítricos como la naranja pero llama la atención su color rosado. Contiene una gran cantidad de agua pero es una fruta que se recomienda tomar junto a otros alimentos puesto que su acidez puede ser molesta para estómagos delicados. Una de sus particularidades más beneficiosas es su aporte de ácido fólico: ayuda a un buen mantenimiento del sistema inmunológico y la producción de glóbulos blancos y rojos.
  3. Las cerezas (50 kcal) contienen las mismas calorías y son perfectas para transportarlas y matar el hambre en la oficina, la playa o la piscina. Además es recomendada para personas con reumatismo y artritis para reducir la inflamación de las articulaciones.
  4. El melón (54 kcal), después de la sandía es el que más cantidad de agua tiene. En verano ayuda contra la retención de líquidos por su efecto diurético y además es buena para el sistema nervioso por su alto contenido en potasio.
  5. La pera (54 kcal) aún conteniendo las mismas calorías que el melón cuenta con una propiedad muy interesante y es qué es la fruta recomendada para diabéticos gracias a su bajo índice glucémico.
  6. La ciruela (70 kcal) se recomienda en muchas dietas porque ayuda a la digestión, aporta vitaminas y minerales que mejoran el estado físico y anímico.
  7. El melocotón y el albaricoque (78 kcal) aún siendo algo más calóricas son muy recomendables porque son buenas para la vista y gracias a su alto contenido en vitamina C es buena para la recuperación de la piel tras las largas jornada de sol en verano.
  8. Por último el fruto veraniego con mayor cantidad de calorías es el higo (107 kcal) sin embargo también tiene una gran cantidad de minerales como el potasio, calcio, hierro o magnesio. Esto los convierte en una fruta perfecta para mantener en buen estado el sistema nervioso, los músculos y el esqueleto. También son ricos en fibra y gracias a su sabor dulce es muy fácil de combinar tanto con ensaladas como guarnición en un plato principal o servirlas confitadas en un postre.
  9. Para no engordar lo mejor es ingerir las frutas de forma piramidal, las más calóricas de forma ocasional y durante la primera mitad de la jornada porque se suele tener más actividad y dejar las menos calóricas para cualquier momento o hacia el final el día.