Una dolorosa sorpresa fue la que se llevó en la mañana del viernes una enfermera del Hospital Regional de Pedro Juan.

La profesional llegó temprano como todos los días para tomar su turno, pero lo que le esperaba ese día era la peor sorpresa de su vida. Al llegar, la funcionaria se enteró que en la morgue del hospital había un cuerpo sin identificar, estaba depositado allí tras haber sido levantado de la calle luego de un accidente de tránsito.

La mujer sin imaginarse lo que le esperaba, entró a la morgue, allí estaba tendido inerte y solitario el cuerpo de su hijo de 20 años. La impresión de la madre fue tan grande que fue necesario que los médicos la atendieran debido al estado de shock que sufrió.

Según datos, el joven fue a visitar a su novia a bordo de su moto, cuando volvía a su casa ya en horas de la madrugada, fue embestido por una camioneta cuyo conductor se dio a la fuga. Bomberos voluntarios auxiliaron al muchacho pero el mismo no aguantó las heridas y falleció en el lugar.

Por su parte la madre del fallecido, dijo que ella no se preocupó de que su hijo no llegara a su casa ya que estaba en la casa de su novia en donde a veces solía quedarse a dormir.

Fuente: Cronica