El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, lamentó la manipulación y desinformación en torno al convenio con la Unión Europea (UE). Adelantó que vetará si se sanciona la ley que pretende su derogación.

“Esto no va a prosperar porque lo voy a vetar. Aparte es un tratado internacional. Esto es solo un itinerario electoral que quiere manipular a la gente”, expresó este viernes el presidente Mario Abdo Benítez sobre la posible derogación del convenio con la Unión Europea (UE).

La Cámara de Diputados aprobó el pasado miércoles el proyecto de ley por el cual se pretende dejar sin efecto la donación de USD 38 millones que realiza el organismo europeo. Los legisladores argumentaron estar en contra de la “ideología de género”.

“Lamentable. Como dije varias veces, se manipuló, se les generó presión a los diputados en tiempos electorales y, bueno, algunos no aguantaron, pero no tiene nada que ver esta cooperación de la UE con nuestro proceso de Transformación Educativa”, expresó.

El mandatario reiteró que defenderá a la familia y que no se va a introducir ningún material sobre ideología de género en el Ministerio de Educación. Sin embargo, ratificó la importancia de la ayuda del bloque europeo.

“Son USD 38 millones de cooperación no reembolsable que va a ir al sistema educativo, que les va a beneficiar a muchos niños. Me parece una falta de madurez y hasta una irresponsabilidad haber rechazado”, afirmó respecto a lo resuelto en la Cámara Baja.

Este documento aún debe ser tratado por la Cámara de Senadores para que pueda ser sancionado, en caso de aprobarse también en ese cuerpo colegiado. Caso contrario, retornará a la Cámara Baja para continuar con el proceso legislativo.

Tratamiento en Diputados

La aprobación de la derogación se dio tras una audiencia pública en la que autoridades y representantes de la sociedad civil pidieron dejar sin efecto la normativa.

Esto, pese a que el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) aseguró que dichos fondos no se utilizan para el Plan Nacional de Transformación Educativa (PNTE), que es resistido por grupos, especialmente provida, por supuestamente implementar la ideología de género.

Según la diputada Rocío Abed (HC), quien preside la mencionada comisión, la iniciativa genera preocupación en los padres, docentes, directores y en gran parte de la sociedad paraguaya, por lo que urge la aprobación de la mencionada derogación.

La diputada del Partido Encuentro Nacional (PEN) Kattya González criticó la intención de derogar la normativa y señaló que el debate ya se tornó «irracional» y calificó de «perversa» la forma en la que el Gobierno administra actualmente la educación.

De igual forma, Rocío Vallejo, del PPQ, dijo que el Proyecto de Transformación Educativa no será financiado con los fondos de la UE, por lo que no corresponde la derogación, y manifestó que para ella «es indignante» que la educación del país dependa de donaciones, pese a ser uno de los principales problemas en Paraguay.

¿Qué implica el convenio?

Días pasados, tres senadores plantearon la suspensión de la Ley 6659/20, mientras que unos 30 diputados presentaron el proyecto para su derogación, tras haberse declarado provida y profamilia.

Se trata de un convenio con el cual se recibe una cooperación financiera de 38 millones de euros no reembolsables por parte de la Unión Europea, de los cuales ya se ejecutaron 5 millones de euros y la suma comprometida para el 2023 son 8 millones de euros.

De acuerdo con representantes del MEC, ese dinero se destina a kits escolares, alimentación, infraestructura, textos educativos, mientras que el fondo que aún no fue ejecutado también está presupuestado para lo mismo.

La especialista Euge Peroni, ex directora del proyecto Paraguay Educa, advirtió que si se suspende la vigencia del convenio con la UE, algunas escuelas públicas corren el riesgo de quedar sin almuerzo escolar, útiles o la posibilidad de reparaciones en caso de emergencia.

Fuente: UH