Técnicos de la Itaipu Binacional fiscalizaron los cultivos que son impulsados en el departamento de Alto Paraná en el marco del proyecto: “Innovación Tecnológica y Comercial de la Agricultura Familiar”.

Los técnicos de Itaipu acompañados por referentes del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), organismo perteneciente a la Organización de los Estados Americanos (OEA) iniciaron las inspecciones en las parcelas del distrito de Itakyry, con el fin de verificar además los avances las actividades planificadas.

En la ocasión, el ingeniero Horacio Portillo, de la Dirección de Coordinación de la Entidad, se entrevistó con los beneficiarios para interiorizarse de las tareas de campo realizadas por los productores. “Si bien la sequía perjudicó mucho las parcelas de maíz sembradas en Alto Paraná, en otras zonas del país se verificaron buena cosecha en el rubro sésamo”, precisó.

Cabe señalar que, con este proyecto, Itaipu busca mejorar la calidad de socioeconómica de aproximadamente 6.700 productores de fincas de la agricultura familiar en los departamentos de Concepción, San Pedro, Caaguazú, Alto Paraná, Caazapá y Canindeyú; abarcando una población total de 30.000 paraguayos.

Productores esperanzados

Foto: Itaipu

Hugo Silva es un productor de Chino Cué, distrito de Itakyry, que pertenece a la Asociación Ysyry Sati. Comentó que, en total, 12 familias se beneficiaron con la preparación de suelo y siembra de maíz de una parcela de una hectárea cada una en su comunidad. “El clima echó a perder nuestra plantación, pero hay zonas donde si cayó lluvia y se va a salvar la cosecha”, indicó.

Aseguró que, mediante el proyecto que financia Itaipu, se benefició en contar con la preparación de suelo y la siembra sin ningún costo para él. “Para la próxima siembra ya está todo listo, tenemos mucha esperanza. A mucha gente le viene muy bien, porque cuesta muy caro mecanizar cada parcela”, acotó el productor que trabaja codo a codo con su esposa y sus tres hijos.

Hipólito Orué, labriego de la misma zona, plantó maíz y espera cosecharlo en el mes de abril. “Es una gran ayuda que recibimos de Itaipu. Con mi trabajo, mis tres hijos van a la escuela y sostengo mi hogar. Gracias a los ingenieros y técnicos que nos acompañan siempre”, recalcó.

El productor Eladio Zaracho también recibió la visita de los técnicos en Itakyry. “Es de gran provecho este proyecto que nos trae Itaipu. La sequía me afectó un poco, pero seguimos procurando en nuestra chacra”, señaló con optimismo.

Mercados productivos

Foto: Itaipu

Este proyecto también posee un componente de capacitación a través del cual las organizaciones de productores aprenderán sobre planes de negocios, gestión comercial y capacidades gerenciales. Por citar, el componente de Inserción Comercial Asociativa pretende la incorporación comercial de los productores a eslabones de cadenas productivas mediante el fortalecimiento y el impulso a la creación de pequeñas y medianas organizaciones agroempresariales.

El componente Capacitación y Asistencia Técnica busca desarrollar capacidades técnicas en técnicos, operarios y líderes de organizaciones en las áreas de mecanización agrícola, así como buenas prácticas agrícolas, asociatividad y gestión agroempresarial, de manera a permitir el acceso a los mercados productivos.

El apoyo que viene realizando Itaipu al fortalecimiento de la agricultura familiar es coincidente con la decisión del Gobierno, de proponer una estrategia fuerte y efectiva para lograr que los labriegos mejoren su calidad de vida.

Fuente:IP