El presidente de la República, Santiago Peña, afirmó que en el Paraguay «estamos llamados a ser protagonistas» ante los principales desafíos que enfrenta el mundo: acceso al agua, seguridad alimentaria, suficiencia energética y fortaleza en las cadenas logísticas.

Peña, quien este martes dio su primer discurso como jefe de Estado ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, indicó que Paraguay es «una potencia» en estos cuatro desafíos, al albergar la mayor reserva de agua dulce en el mundo, ser proveedor mundial de alimentos, uno de los mayores generadores de energía limpia y el decidido proyecto de convertirse «en centro de la integración sudamericana».

El mandatario defendió la producción agropecuaria del país señalando, además de su capacidad de «producir alimentos para su población y más de 100 millones de personas», cumplir con estándares medioambientales, como el uso de métodos sostenibles (siembra directa y rotación de cultivos) y una producción «libre de deforestación desde el año 2004».

Sumado a esto, su rol como pionero en la producción de energía limpia y renovable ha puesto a Paraguay «en el mapa como un ejemplo a seguir en la transición hacia un mundo más sostenible», afirmó el presidente.

Por todo esto, Peña presentó la postura paraguaya de que las barreras comerciales basadas en las prácticas agrícolas «intentan extrapolar realidades» obligando a países menos desarrollados a asumir la responsabilidad por los daños ambientales de la industrialización de los siglos XIX y XX.

El mandatario y su familia a su llegada a la sede de las Naciones Unidas. Foto Presidencia.

Mayor integración y fortalecer multilateralismo

El mandatario también puntualizó la necesidad de fortalecer a las instituciones multilaterales, como las Naciones Unidas, «que enfrenta desafíos de eficacia y legitimidad» y creciente niveles de desconfianza entre países que dificultan la cooperación.

Instó a fortalecer de la ONU y ampliar el Consejo de Seguridad del organismo, de manera a que refleje la dinámica del escenario internacional. «En ese sentido, Paraguay expresa su apoyo a la República de China – Taiwán para ser parte integral del sistema de las Naciones Unidas», dijo.

A nivel regional, el mandatario expresó que uno de los principales objetivos estratégicos de su Gobierno será contribuir a la integración regional, a través de la gestión de la hidrovía, los acuíferos, las hidroeléctricas, la navegación de los ríos y el Corredor Bioceánico, según citó.

Es este último punto el que ofrece una oportunidad de «renovación y potenciación para el Mercosur y la Alianza del Pacífico» para un mayor acercamiento entre los países de ambos bloques y la forma más competitiva de transportar productos entre los océanos Atlántico y Pacífico.

«El renacer de un gigante»

Por último, el presidente Peña dio detalles de uno de sus lemas de Gobierno, «el renacer de un gigante», señalando que Paraguay renació de sus cenizas tras una guerra que lo dejó al borde de la extinción hace 150 años.

«Hablamos del ‘resurgir de un gigante’, pero no lo hacemos con un afán expansionista o grandilocuente sino con una firme convicción de un pueblo orgulloso de sus raíces, de su historia heroica y aguerrida y con la más profunda convicción de su destino de grandeza», finalizó el mandatario.