El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, no quiso emitir opinión sobre el pedido de juicio político a la Fiscal General del Estado, Sandra Quiñónez, por parte de varios sectores de la oposición.

El jefe de Estado se limitó a decir que un cambio en el Ministerio Público debe surgir a partir de hechos concretos que lo justifiquen. “Acá tienen que hablar los hechos, cuanto más contaminemos este proceso se va a deslegitimar”, apuntó.

A criterio del mandatario se debe seguir el trámite desde afuera, sin contaminarlo con la política partidaria. “Una crisis tiene que servir para fortalecer la institucionalidad en la República, entonces que hablen los hechos”, sentenció.