El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, lamentó el episodio ocurrido en la Penitenciaría de Mujeres «Casa del Buen Pastor», que lo llevó a destituir al ministro de Justicia, pidió disculpas a las víctimas de secuestro, e instó a «ver el gran paso que se dio en la lucha contra el terrorismo en el Paraguay».

En presidente consideró «un error lamentable» el que se haya permitido el ingreso del féretro del extinto líder criminal, Osvaldo Villalba, a la penitenciaría de mujeres donde cumple condena su hermana Carmen.

El presidente explicó que en el momento de ocurrido este hecho, él se encontraba en una reunión con el equipo económico. Cuando se enteró pidió informes y posteriormente destituyó al entonces ministro de Justicia, Édgar Taboada.

«Pedí informe y no me satisfizo la explicación del ministro, entonces lo destituí de manera inmediata y solicité también la destitución de la directora del Buen Pastor», indicó el presidente.

Remarcó que «fue un hecho lamentable lo que ocurrió», porque no se puede dar ningún privilegio a nadie, afirmó. En ese sentido dijo entender perfectamente la indignación de la ciudadanía y que él mismo se sintió también indignado.

«Yo también me sentí indignado como la ciudadanía, pido disculpas principalmente a las víctimas de los secuestros por este hecho», dijo el presidente.

Así también, el mandatario condenó la manipulación de algunos sectores políticos que quisieron sacar provecho del episodio, resaltando que la eliminación del líder del EPP fue un triunfo muy importante que no pudo hacer ningún gobierno. «Creo que este gran avance en la lucha contra el terrorismo es lo importante de este episodio», insistió.

Abdo Benítez destacó el trabajo de las fuerzas de seguridad que con voluntad y compromiso tuvieron este resultado histórico.

«Yo creo que eso es lo importante, aceptamos el error, corregimos el error, tomamos las medidas a tiempo y en forma, y hay que ver el gran paso que se dio en la lucha contra el terrorismo en el Paraguay», finalizó.