Olimpia pisa un terreno complicado este miércoles en su visita a Fluminense, en su tercer encuentro entre ambos equipos en la Copa Libertadores (el Decano ganó la serie en cuartos de la edi­ción 2013) y quiere repe­tir el festejo en esta nueva versión, esta vez por la fase 3 en su puja por ingresar a la etapa de grupos.

El Franjeado llega motivado a este duelo con su racha invicta en la era de su entre­nador Julio César Cáceres.

“En la parte psicológica estamos bastante bien, cuando venimos en racha positiva ayuda bastante. Todos están rindiendo de la forma que queremos”, afirmó el técnico.

El tricampeón de la Liber­tadores (1979, 1990 y 2002) tiene sensibles bajas como el portero Alfredo Aguilar, lesionado y de su goleador Guillermo Paiva, expul­sado, pero cuenta en su arsenal con los goles de Fernando Cardozo, artillero de la Libertadores con tres anotaciones.

La efectividad decana será vital para vulnerar la zaga carioca, que apenas ha recibido tres goles en doce partidos.

El ‘Flu’ ajusta once victorias seguidas, nueve de ellas en el Campeonato Carioca y dos en la Copa, ante Millonarios de Colom­bia en la fase anterior.

“Las grandes cosas se con­quistan con pequeñas cosas”, dijo Braga, DT del «Flu» tras alzar el sábado la Taça Guana­bara, que no ganaban desde el 2017.

El cotejo definitivo de la tercera fase, el miér­coles próximo en Asun­ción, dejará por fuera a un grande de la región del principal torneo de clubes de América. No obstante, el que quede fuera de la Copa Libertadores ya tiene su lugar asegurado en la Copa Sudamericana.