La directora de Vigilancia de la Salud, Sandra Irala, señaló este martes que hay un descenso de casos del COVID-19 en el país y destacó que la desaceleración es una característica de la variante ómicron e instó a continuar con todos los protocolos sanitarios establecidos para reducir el riesgo de contagio.

“Hay signos de desaceleración, algo normal de esta variante ómicron de acuerdo a experiencias de otros países. Efectivamente, después de cinco semanas estamos viendo un descenso de casos. Vemos que hay un 8% menos de casos”, dijo la directora en comunicación con la radio 1080 AM.

Mencionó que la proyección en su momento era de 6.000 casos diarios con la circulación de la variante ómicron, pero la estimación fue superada ampliamente por la capacidad de propagación de la nueva variante. Desde el Ministerio de Salud buscan llegar a la mayor cantidad posible de gente con la vacunación para prevenir los casos graves.

Irala indicó que por el momento todavía no se piensa en una cuarta dosis de la vacuna contra el COVID-19, pero todo depende de la situación que pueda darse en los próximos meses, principalmente en caso de aparecer otras variantes y para evitar se debe avanzar con la inmunización contra el virus a nivel mundial.

“Si a nivel mundial avanzamos bien con la vacunación, disminuirá la probabilidad de que exista una nueva variante. Todo depende de los hallazgos, de los avances, pero en nuestro país por el momento no pensamos en una cuarta dosis. Todo dependerá del escenario, el cambio que se da es cuando hay una variante más fuerte”, agregó la directora de Vigilancia de la Salud.

El Ministerio de Salud Pública reportó el lunes 48 personas fallecidas a causa del virus y de 10.010 muestras tomadas en diferentes puntos del país, 2.260 dieron positivo, lo que revela un importante descenso de casos. Actualmente hay 1.086 internados en los centros asistenciales, de los cuales 189 se encuentran en unidades de terapia intensiva.

Fuente:LN